Actualidad

Ya hubo un caso de dengue en Tierra del Fuego

Una mujer que viajó al Caribe contrajo la enfermedad. Fue atendida y hoy se encuentra en perfecto estado de salud. En Ushuaia habría otros tres casos sospechosos de dengue. Son todos mayores. Un matrimonio y otra persona quienes hace poco regresaron de Misiones y Formosa, respectivamente.

RIO GRANDE.- Según aseguró la doctora Alejandra Aguilera, jefa del Departamento de Epidemiología e Información de la Salud Zona Norte, a fines de 2015 se registró un caso de dengue en Río Grande. “Fue de una mujer que había viajado al Caribe y se contagió”, aseguró la profesional.
Según Aguilera, en estos momentos hay un caso sospechoso en Río Grande y otros tres en Ushuaia que fueron detectados por los profesionales de la salud y ya se está trabajando en cada uno de ellos.
Desde el Ministerio de Salud aseguran que en Tierra del Fuego, no hay circulación autóctona de virus porque no es hábitat natural del mosquito Aedes aegypti, por lo que el caso que se ha presentado, y los que podrían presentarse, corresponderían a viajeros quienes estuvieron en las áreas afectadas.

Protocolo
La doctora Alejandra Aguilera le informó a El Sureño que en Tierra del Fuego, así como en el resto del país, se está llevando adelante un protocolo del Ministerio de Salud de Nación que se pone en función a través de un alerta nacional y que está en marcha desde el año pasado.
Cuando se van detectando los distintos flujogramas del protocolo, es el médico el que debe determinar si se debe considerar al paciente como caso sospechoso, lo que se denomina ‘definición de caso’. “La definición de caso se basa en la sintomatología que presenta el paciente e indica si esa persona es sospechosa de un caso de dengue”.
Este protocolo se está implementando a nivel nacional y también en la provincia de Tierra del Fuego. De cualquier manera hay que tener en cuenta que esta provincia no tiene circulación viral. Esta situación se determina porque en Tierra del Fuego no existe el mosquito Aedes aegypti sino que, los mosquitos que se pueden observar acá son de otro tipo y no tienen la capacidad de contagiar. “Los mosquitos de Tierra del Fuego no contagian dengue”, aseguró Aguilera.

Síntomas y alertas
Se recomienda que si una persona que haya viajado a lugares donde existe el mosquito Aedes aegypti, tiene síntomas como fiebre, dolor de cabeza (especialmente en la zona de los ojos), dolores musculares, articulares, erupciones, náuseas y vómitos, consultar al servicio médico local.
La Dra. recomendó no automedicarse, evitando especialmente tomar aspirinas, ibuprofeno o aplicarse medicamentos inyectables ya que favorecen las hemorragias.
Si durante las dos semanas posteriores al viaje a zonas afectadas por esta enfermedad se presentan síntomas de dengue, concurrir al médico inmediatamente.
Alejandra Aguilera recalcó que el contagio solo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna.
En cuanto al dengue, aseguró que se puede presentar en su forma clásica que es como un cuadro gripal común y será sospechoso si el paciente estuvo en zonas con el brote o la epidemia que es el Caribe, Brasil. Paraguay y en Argentina es el Litoral, centro y área metropolitana bonaerense y Cuyo.

Dengue hemorrágico
Por otra parte está el dengue hemorrágico que es una complicación del clásico que presenta la misma sintomatología pero se le agregan cuadros hemorrágicos que es sangrado por nariz, tos con sangrado y presencia de sangre en las deposiciones digestivas.

Chikungunya
También está la fiebre chikungunya que si bien tiene características parecidas a las del
dengue, esta fiebre es más fuerte y postra a la persona. Se caracteriza por la aparición de fiebre, generalmente acompañada de artralgias. También puede presentarse con mialgias, cefaleas, náuseas, astenia y erupciones cutáneas. En ambos casos la recomendación es la misma que para el dengue: no automedicarse, evitando tomar aspirina, ibuprofeno y la aplicación de inyecciones intramusculares.

Zika
La fiebre zika tiene características parecidas a la de un síndrome gripal pero se agrega que se presenta con inflamación en lo conjuntival (Conjuntivitis). El alerta principal es en las embarazadas porque puede producir microcefalias en el feto. Esto sucederá si la mujer se contagia en los primeros tres meses de gestación.

En Río Grande
La Jefa del Departamento de Epidemiología e Información de la Salud Zona Norte aseguró que casos sospechosos de dengue existen desde fines de año. “Son tres, uno de ellos de una mujer que viajó al Caribe y regresó contagiada de dengue clásico. Esta mujer ya fue atendida y hoy se encuentra en perfecto estado de salud”.
Además hubo “uno la semana pasada que se descartó porque apareció un cuadro distinto al que caracteriza al dengue y ahora tenemos otro caso sospechoso que en estos momento está en estudio. Esta es un hombre de entre 20/30 quien estuvo en el Litoral”. Este hombre tiene los síntomas que justifican que los médicos lo hayan caratulado como sospechoso.

En Ushuaia
En Ushuaia habría otros tres casos sospechosos de dengue. Son todos mayores. Un matrimonio y otra persona quienes hace poco regresaron de Misiones y Formosa, respectivamente.
La doctora Adriana Basombrío confirmó que estos casos son sospechosos y que se están tratando tal como lo indica el protocolo.
La jefa de Epidemiología Zona Sur le contó a El Sureño que “en esta ciudad no solo tenemos que tener en cuenta a las personas que viajaron a las zonas donde hay dengue sino que además tenemos que estar atentos con la gente que viene en los cruceros y baja en Ushuaia. Esa gente también puede estar contagiada”, alertó.
RECOMENDACIONES A QUIENES VIAJEN AL LITORAL
Evitar en la medida de lo posible, exponerse al aire libre durante las primeras horas de la mañana y al atardecer, porque son las horas de mayor actividad del mosquito.
Usar mangas largas y pantalones largos si se desarrollan actividades al aire libre.
Utilizar espirales o tabletas repelentes.
Proteger las cunas o cochecitos de bebés con mosquiteros tipo tul al permanecer al aire libre y cuidar que permitan una correcta ventilación.
Utilizar repelentes sobre la piel expuesta y renovar su aplicación cada 3 horas aproximadamente. Deben utilizarse productos que contengan DEET (N,N-dietil-m-toluamida) ya que son los más eficaces.
Rociar también la ropa con repelente porque los mosquitos pueden picar a través de las prendas de tela fina.
En los bebés menores de dos meses de edad no se recomienda utilizar repelentes.
En los niños mayores de dos meses se deben usar repelentes con concentraciones de 10% de DEET. Se recomienda leer las etiquetas de los productos.
No permitir que los niños pequeños se apliquen ellos mismos el repelente, siempre lo debe hacer un adulto evitando aplicarlo en los ojos y bocas de los niños y usarlo cuidadosamente alrededor de los
oídos.
No aplicar el repelente en las manos de los niños, ya que éstos podrían poner sus manos en sus bocas, ni en piel irritada, cortada o quemada.
No utilizar repelentes asociados a protectores solares en la misma formulación.

DENGUE
El dengue es una enfermedad causada por un virus que se transmite a través de la picadura
de un mosquito perteneciente al género Aedes, principalmente el Aedes aegypti, vector de la enfermedad. Este mosquito tiene hábitos domiciliarios, por lo que la transmisión es predominantemente doméstica. En otros continentes, otras especies de mosquitos del género Aedes han sido involucradas en la transmisión del dengue.
El virus del dengue pertenece a la familia Flaviviridae y existen cuatro variantes, los serotipos 1, 2, 3 y 4. La inmunidad es serotipo-específica por lo que la infección con un serotipo determinado confiere inmunidad permanente contra el mismo (inmunidad homóloga), y sólo por unos meses contra el resto de los serotipos (inmunidad heteróloga).
Aunque, en teoría, una persona podría padecer dengue hasta cuatro veces a lo largo de su vida (una por cada serotipo), hasta el momento solo se han comprobado hasta tres infecciones en un mismo individuo.
Cualquier serotipo puede producir formas graves de la enfermedad, aunque los serotipos 2 y 3 han sido asociados a la mayor cantidad de casos graves y fallecidos.