Actualidad

Alarma en el Hospital de Río Grande por una bacteria resistente que ya afectó a cinco pacientes

La bacteria KPC llegó al Hospital Regional Río Grande y afectó a cinco pacientes internados. El organismo multirresistente se detectó hace diez años en Argentina y desde entonces, de forma periódica, se registran focos y casos esporádicos. Es la primera vez que se detecta en Tierra del Fuego. “Ha aparecido una bacteria que se presenta en pacientes que llevan mucho tiempo internados y están débiles”, dijo el doctor Edgard Vega.
RIO GRANDE.- En el año 2006 se registró en Argentina el primer caso de la bacteria resistente KPC (klebsiella pneumoniae productora de KPC). Esta semana se conoció que por primera vez la misma bacteria se detectó en un paciente internado en el Hospital Regional Río Grande, siendo cinco las personas afectadas.

“Ha aparecido una bacteria que se presenta en pacientes que llevan mucho tiempo internados y están débiles”, dijo el doctor Edgard Vega en Fm Aire Libre.

El Jefe de la Unidad de Infectología del Hospital riograndense mencionó que “ya son 5 los pacientes infectados y que estamos tratando”.

Además destacó que la situación se complica “por el ingreso y egreso a toda hora, de familiares de los internados”. Manifestó que se trata de “una bacteria muy resistente” que se focalizó en el sector de Clínica Médica.

“Es una bacteria que generalmente aparece en pacientes que están mucho tiempo internados, afectados por pacientes de base como ACV, secuelados, traquiostomias, pacientes debilitados con internaciones de largo tiempo y esto predispone a que el paciente sufra infecciones que se tratan con antibióticos que seleccionan la flora del paciente y se haga susceptible sufrir otras infecciones que ese antibiótico no cubre y vayan adquiriendo otras bacterias”, detalló.

Y remarcó que “es una bacteria muy resistente a los antibióticos que afecta a personas debilitadas y estamos con ese problema ahora que ha aparecido en la internación de clínica médica”.

El médico recordó que “en 2006 apareció en el país esta bacteria que se llama Klebsiella pneumoniae, en Tierra del Fuego estábamos invictos, y hemos perdido el invicto”.

“Las indicaciones sobre esta bacteria apuntan que hay que restringir la circulación, como se transmite por contacto hay que evitar estar cerca de los lugares donde está la bacteria, no tocar puertas y ventanas. Por supuesto que se desinfecta todos los días el Hospital como debe ser, pero como tiene una gran transmisibilidad ha sucedido esto”, dijo.

Aún así mencionó que “yo pienso que tiene que terminar porque las medidas las hemos tomado, los pacientes están aislados, hemos restringido la circulación y aprovecho la oportunidad para pedir a la gente que colabore, sobre todo quienes tienen familiares internados en el Hospital de que siempre vayan al horario de visita porque la gente acá tiene la costumbre de ir a cualquier hora y cualquier hora entran a la sala”.

Por último manifestó que “a los pacientes y familiares se les da un instructivo sobre qué es la bacteria y cómo se transmite, qué tienen que hacer previo a entrar a la habitación, lavarse las manos antes y después de salir, ponerse una bata y usar guantes si van a tocar al paciente, higiene ambiental y lavado de manos es fundamental para evitar que esta bacteria se siga diseminando, a veces no lo podemos evitar pero hacemos todo lo posible”.

 
Difícil de combatir
La bacteria KPC tiene la capacidad de resistir a la mayoría de los antibióticos y se presenta, principalmente, en unidades de cuidados intensivos. Afecta a pacientes que se encuentran con defensas muy bajas o que tienen un estado de vulnerabilidad debido a un prolongado tiempo de internación. Ataca al tracto urinario y respiratorio. Se trata de una bacteria multirresistente, de difícil tratamiento. Actualmente se administra a los pacientes la Tigeciclina, una antibiótico efectivo para varias infecciones, pero un uso excesivo puede provocar la resistencia de la bacteria al antibiótico.

En personas sanas la KPC no genera ninguna patología, pero estas también pueden transmitirlas de un hospital a otro. La bacteria se originó en Estados Unidos, luego se difundió a Europa y Sudamérica. Se transmiten de un paciente a otro, por medio de contacto directo o a través de superficies, por secreciones, personal u objetos contaminados o la flora del medioambiente hospitalario.