Actualidad

Un estilo joven y novedoso

RIO GRANDE.- Dueña de un estilo muy particular, Mariángeles Ponce -la creadora detrás de Prusia Diseño- trajo a Río Grande algo a lo que no estábamos del todo acostumbrados: moda joven y de diseño.

Desde chica, Mariángeles descubrió su pasión por la moda y el diseño, especialmente por el estilo de los años cincuenta. Fue así que impulsada por el deseo de crear vestidos inspirados en esa década de glamour para las mujeres modernas, nació Prusia hace poco más de un año en nuestra ciudad.

La joven rosarina, que vive hace siete años en Tierra del Fuego, reparte sus días entre su familia, su trabajo en Rockmanía y su amor por la moda, las telas y la máquina de coser. “Estudié diseño de indumentaria en Rosario con Roberto Piazza, pero recién hace un año me empecé a dedicar con más tiempo al diseño, aunque todavía no puedo vivir de esto”, cuenta.

Mariángeles -fuera de su horario laboral en la tienda- confecciona vestidos a medida; prendas de todo tipo y carteras recicladas con cajas de leche que prepara y decora. “Trato de hacer diseños únicos que no repito, en un solo talle y también a medida si me lo piden”, explica.

Su inspiración surge de un cóctel de estilos: Vintage; pin up; Lolita y hasta animé. “No es algo muy definido, sino más bien una mezcla de todos; sencillo y no muy rebuscado porque está destinado a un público urbano muy usable”, describe, y agrega: “Son vestidos que podes usar de día y de noche, con zapatos o zapatillas”.

El diseño siempre estuvo presente en la vida de Mariángeles. “Empecé a coser desde muy chica con mi abuela y mi tía, que también hacía ropa, y cuando tuve 20 años decidí estudiar diseño y que esto fuera parte de mi vida”, repasa.

Hoy le dedica a Prusia Diseño mucho de su tiempo libre. De hecho, en su casa adaptó un espacio a modo de taller, donde instaló sus tres máquinas de coser y las telas que trajo desde Rosario, a un mejor precio. “La ropa la hago yo de principio a fin, los moldes y después la coso y demás”, explica.

Los retazos que van quedando, los usa para elaborar carteras sumamente llamativas y divertidas. “Corto las cajas de leche y las preparo, después con otros pedacitos de cartones las voy pegando para que se forme la parte de la base, con las telas la decoro y le pongo alguna cadena para que sirva de cartera o puede usarse como estuche de cosméticos, quedan muy lindas y son fuertes porque las preparo para que duren”, describe.

Desde que comenzó a visitar ferias y a darse a conocer a través de Facebook, sobre todo muchas jóvenes preguntan si Prusia es de Río Grande. “Para mí es algo nuevo, y la gente de acá no está acostumbrada a ropa de diseño, es novedoso y para un público determinado, no es que a todo el mundo le gusta”, asegura.

La diseñadora no cuenta con un local, pero elabora sus prendas en talles 42 a modo de muestra. Sus clientas las llevan en ese talle y otras piden por medidas y colores específicos. A través de su página de Facebook se pueden conocer sus productos.

¿Los precios? “Los vestidos comienzan desde $750 hasta $900; ahora son mangas largas porque estamos en temporada de invierno, y por ahí se puede reducir un poco el costo en primavera verano que se usa menos tela. En tanto las carteritas cuestan entre $200 y $250”, resume.