Policiales

Desgarrador testimonio de una inquilina que ayer salvó su vida de milagro junto a su hija

Carolina es una vecina que alquilaba un cuarto en el inquilinato. Contó que el lugar era inhabitable y que se pudo salvar a tiempo junto a su pequeña hija. Dijo que tenía ahorrado dinero que se quemó y que iba a destinar para comprar materiales y construir su propia casa. “Yo pasaba año nuevo y me iba de acá” indicó con amargura.

USHUAIA.- Carolina, junto a su pequeña hija, estaban en un cuarto de la planta alta, cuando ocurrió el incendio en el inquilinato ubicado en la calle Alfredo Palacio 2047 y ambas pudieron ponerse a salvo de milagro, pero lo perdieron todo, hasta los costosos ahorros que tenía para poder encarar la construcción de una casa propia.

El hecho se registró el miércoles, cerca de las 20:00, y se originó cuando una persona intentó encender una garrafa de gas, la cual explotó.

“Perdimos todo, no nos quedó nada. Perdí todo lo mío y lo de mi hija” dijo la joven que ahora espera de la solidaridad de la gente para poder afrontar un fin de año duro.

En el inquilinato –una construcción precaria, que no se sabe como podía estar habilitado como tal-, habitaban alrededor de 15 personas, pero al momento del hecho “habían dos personas en la parte de abajo. Yo me estaba bañando y salí a buscar a mi hija, cuando vi que comenzó a salir humo y era o retirar mis cosas o quedar atrapada ahí. Era salir o salir, otra cosas no se podía hacer”.

La joven madre, soltera, dijo que “yo tenía ahorrado plata para hacer mi casa. Pasaba año nuevo y ya tenía todo para hacer mi casita, porque el terreno ya tenía, pero ahora con esto me quedé sin nada. Me falta casa, me falta cama, ropa, zapatillas, todo y también para mi hija”.

La situación fue desesperante, porque muchos de los inquilinos lo perdieron todo y lo que más necesitan por estas horas son elementos de higiene personal, como ser jabón, shampú, alcohol; entre otras cosas y también alimentos.

 

Un lugar precario

El inquilinato era un lugar precario y no contaba con medidas de seguridad. Así Carolina reveló que “en las condiciones que vivíamos no se podía. En la parte de abajo era impresionante la invasión de cucarachas que habían”.

María Rosa, una de las vecinas que está vinculada a organizaciones de ayuda social, dijo que “esto debe ser motivo para que se hagan más controles, porque tiene que haber un servicio de inspección sobre donde va a vivir la gente, porque la gente en la desesperación por tener un techo, se meten lugares que no están preparados para poder alojar a tantas personas”.

La vecina dijo que habló con algunos de los inquilinos que son jóvenes que trabajan como estibadores en el puerto y que estaban “juntando peso por peso y lo guardaban en una latita y ahora han venido acá a buscarlas a ver si la encuentran”.

 

Actividad del Municipio

La Municipalidad pudo contabilizar a once familias que fueron perjudicadas por el incendio en el San Vicente y puso a disposición la sede de la Secretaría de Políticas Sociales, ubicada en Marcos Zar 120, para recibir las donaciones que quiera hacer la gente. Se pide en especial ropa de cama, elementos de higiene personal y colchones.

La Secretaria de Políticas Sociales, Sanitarias y Derechos Humanos de la Municipalidad, Malena Teszkiewicz informó que “desde la Municipalidad se hospedó a tres adultos en un hotel y el resto fueron reubicados en casas de familiares”.

La funcionaria explicó “si bien teníamos una reserva de colchones, elementos varios y ropa para niños no fue suficiente” y apeló a “la buena voluntad de los vecinos para que puedan colaborar con ropa de cama, sábanas, frazadas y elementos de higiene personal”.

Teszkiewicz dijo que “ahora se comienzan a recibir donaciones de materiales para reconstruir o aportar a la reconstrucción de las viviendas siniestradas. Quien tenga materiales para donar pueden comunicarse con la Secretaría de Políticas Sociales a los teléfonos: 02901-433930 ó bien 437001 y coordinar”.

El lugar era precario y no estaba en condiciones para funcionar como inquilinato.