Actualidad

Cómo fue en Argentina y Tierra del Fuego el 2016, según la astrología

A un día de terminar el 2016, en el medio de balances y reflexiones, es muy probable repasar los hechos públicos del país y la provincia. La astróloga Jesica Fernández, asegura que ante los sinsentidos que se pueden observar, la astrología es una herramienta para comprender un poco más la realidad.

 

RIO GRANDE.- La mayoría de las personas asocia la astrología con la predicción de los acontecimientos semanales que brinda el horóscopo. Sin embargo, para la referente de Alma del Universo, la astrología debe considerarse como una herramienta para entender el presente, y su contexto.

Jesica estudió Ciencias Políticas, y es fotógrafa orientada al fotoperiodismo. Sin embargo, llegó un punto en que se encontró la astrología y este encuentro cambió su vida por completo. “Yo ni siquiera leía el horóscopo. Lo que me pasó fue que me llegó solo. Porque fue totalmente de casualidad. Alguien me recomendó una página y dije, ‘mirá que interesante, ojalá alguien diera clases acá’ “, recuerda Jesica.

Hoy se dedica a la astrología y desde la comunidad ‘Alma del Universo’ aplica el conocimiento astrológico al estudio de la actualidad, de la realidad de las personas, de forma individual. “Cuando uno lee los manuales o busca en Internet la definición más común que uno encuentra de una carta astral (que es la herramienta de la astrología) es que es la foto de cómo estaban los planetas en el momento en el que nacimos, si estamos hablando de nuestra carta astral”, explica astróloga.

Y agrega: “En realidad, la astrología, yo adhiero a la creencia que es el estudio de la condensación del tiempo. Porque esa ‘foto’ lo que hace es condensar un punto temporal, y nosotros nos hacemos carne de ese punto temporal. La astrología es el estudio del tiempo, de cómo estamos interrelacionados en forma de espejo con los puntos temporales que representan los planetas”.

Jesica asegura que la astrología no es una herramienta muy útil para pensar en el devenir, “porque si para algo no sirve la astrología es para hacer futurología. Sino para poder estudiar el presente. La idea más general es que la astrología hace referencia a la carta astral de las personas, pero la astrología también se usa, para levantar una carta astral de un evento, una situación, para fundar un negocio, un país”.

 

La provincia y el país

El 2016 fue un año de cambios económicos, políticos y sociales profundos. Estos fenómenos, asegura Jesica, fueron analizados por astrólogos de todo el país: “Cuando asumió Macri, hubo todo un movimiento de astrólogos que pedía que firmara después de las 12 de la noche, del día que asumió. Porque era más propicio, no sé si le hizo caso. Me parece que no”, comenta risueña.

En el caso de la asunción de la gobernadora Rosana Bertone, la astróloga comentó: “Cuando uno compara la carta astral de la provincia, con el momento en el que ella firma, con su propia carta astral, y habría que ver qué otras cosas podemos incluir ahí, eso de una dinámica de su gestión. Porque su gestión se puede entender como una tercera persona, que nació en el momento en que ella asume el poder”.

En una observación rápida de la situación astrológica, según Jesica, puede verse que la actual gobernadora asumió con Sol en Sagitario, Ascendente en Piscis, y Luna en Piscis: esto según Jésica indica un posible camino de mucho servicio, pero al mismo tiempo de situaciones potencialmente caóticas y confusas, en las que en muchos casos, no se sabe por qué suceden las cosas que suceden.

“Por otro lado -continúa la astróloga-, el área de la carta que corresponde al regente (la persona) tiene a Saturno: Si bien la gobernación intenta ser responsable en lo que hace, hay dificultades constantes, trabas al poder, al mandato, temor a equivocarse, importancia excesiva de que la vean como a alguien que hace las cosas a la perfección”.

Y agrega: “Me parece interesante, de todas formas, en la carta de la Constitución provincial (Sol en Géminis, ascendente Cáncer, Luna en Capricornio) que Mercurio, el arquetipo de la comunicación, tiene una oposición a Plutón: Los gobiernos pueden encontrarse siempre con tendencias de ciertas personas o círculos a socavar los mensajes, los medios de comunicación, tergiversar lo dicho, ocultar, mentir, etc”.

En cuanto a la situación en el país. Jésica, asegura que lo caótico de la situación es comprensible en el contexto astrológico con el que empezó el año para la Argentina: “Al asumir Macri, según lo que constaba en la la revolución solar de argentina, (un evento astrológico que ocurre cada año) lo que se veía es que independientemente de quien ganara, eran situaciones de muchísimo ajuste de muchísimo conflicto. Mucho conflicto con las patronales, conflicto a nivel laboral, paros. Se veía que iba a haber un des aceleramiento económico. Lo que siempre uno tiene que ver es qué tan grave va a ser, qué tanto lo va a poder manejar, y si es que larga la voz de alarma o no. Porque también hay algo que es en la contra parte, que el algo que puede parecer profundamente negativo en la carta en realidad lo que está haciendo es que se consolide algo que a la larga va a ser más beneficioso”, explica.

En los momentos de crisis, según recomienda Jesica, es cuando uno debe esforzarse más aún por tratar de ‘leer’ cuál es el aprendizaje que puede dejar la situación en particular: “Hay una invitación, a que uno revea situaciones. Esa revisión a mí me puede llevar a una situación de angustia o a sentir que tengo que tomar un compromiso con algo.

“La astrología, es circular, y esto es algo que el argentino lo tiene súper aprendido, que es que esto es circular. Esto que está pasando en algún momento va a devenir en algo que va a tener una salida. Y cuando alcancemos el pico, de nuevo vamos a volver a caer. Especialmente porque desde una de las cartas del país nosotros somos cancerianos, del 9 de julio. Y Cáncer está regido por la Luna. Y la Luna es el arquetipo de lo cíclico y el cambio. La luna todos los meses pasa por todos los astros. Es el astro que más cambios tiene. Todos los meses mengúa, se oculta, y vuelve. Es súper femenina, y por eso los argentinos somos llorones. Cuando vos pensás que Argentina es de cáncer entendés un montón de la idiosincrasia del argentino, esta cuestión del tango, del lamento, de wque todo pasado fue mejor, el terruño. La mamá, los almuerzos en familia, a qué nos juntamos: a comer. Esas cosas que nosotros damos muy sentado, no pasa en otros países. Es inclusive lo que más nos choca cuando nosotros vamos a otro lado”, explica Jésica.

Y remarca que el país tiene como ascendente a Libra. “El ascendente es el camino que tenemos que aprender. Libra es la balanza, el equilibrio de los opuestos. Y nosotros estamos todo el tiempo buscando el equilibrio: peronismo, y lo que pongas del otro lado; ahora macrismo y kirchnerismo; Boca y River.

Esa dificultad en reconciliar los dos lugares. Lo mejor que podría decir sin hacer futurología, es que todo es cíclico, nada es determinante. Que lo cíclico nos permite siempre aprender del pasado que es lo que nosotros no estamos terminando de hacer”, concluye.