Actualidad

Agua potable: un servicio que está al límite

Pasó el junio más helado de los últimos años, el servicio de agua potable se vio afectado: desde congelamientos en el Río Grande, hasta el gran déficit en la provisión del servicio para una ciudad cada vez más demandante. Cómo está realmente la situación, cuáles son los principales problemas, y qué precauciones tomar para no quedarse sin agua.

RIO GRANDE.- Durante las últimas dos semanas, se registraron temperaturas inusualmente bajas. Si bien el congelamiento del agua es algo que se da todos los años en la zona, a esta situación se suma el aumento en la demanda, y una planta potabilizadora que ya no da abasto. El Sureño conversó con los encargados de proveer este servicio esencial, y estas son las recomendaciones para pasar este problemático invierno que, según prometen, será el último.

Actualmente, en El Tropezón se potabilizan 1070 metros cúbicos de agua por hora. “La ciudad está al límite actualmente”, admitió la subsecretaria de Obras y Servicios Públicos, Gabriela Castillo.

La funcionaria, también destacó la importancia que cobra en esta situación, la finalización de la nueva planta potabilizadora, “Pensemos que la nueva planta va a potabilizar 2 mil metros cúbicos más cada hora, así que vamos a pasar a tener 3 mil metros cúbicos de agua potabilizada por hora en total. Ambas plantas van a funcionar conectadas, no es que se da de baja la planta actual cuando se termine la otra, así que vamos a triplicar el nivel de agua”, explicó Castillo.

Una vez que el agua cruda del Río Grande ingresa a la planta desde la toma de agua, pasa por el proceso de potabilización, y desde allí se distribuye al resto de la ciudad, a través de cisternas en diferentes zonas urbanas. “Hay dos cisternas en las Margen Sur, tenemos también cisternas en Chacra, una en el centro, y de ahí se hace el bombeo a la ciudad. Cuando habitualmente en la noche se corta el suministro, tiene que ver con recuperar nivel en la cisterna para lo que es la provisión del día siguiente”, detalló la Subsecretaria.

La nueva planta potabilizadora tiene fecha de entrega el 30 de diciembre de este año, y se espera que una vez que esté funcionando, se va a poder medir exactamente el consumo diario de agua en la ciudad, ya que actualmente, se consume toda el agua potable, en inclusive, no da abasto.

“Éste, es el último invierno en que tenemos esta situación con el agua. Porque en realidad, no es un problema del invierno. Es un tema de todo el año. El verdadero problema del invierno, además no suele ser de esta altura del año, sino cuando viene el descongelamiento en agosto, que tenemos témpanos de hielo que se meten en la cañería, en la boca de la toma de agua. Entonces cuando se congela ahí, lo que entra es menor cantidad de agua a la planta, así que ya no producís 1070 metros, es menos. Y así sea una o dos horas, que tengamos este problema, entre que llegan, descongelan, recupera nivel de agua nuevamente, tenés una cantidad de horas, y afecta la cantidad de agua que va hacia la ciudad. Dos horas de corte en la potabilizadora, tiene una consecuencia de mucho tiempo en la ciudad. Y tenemos varias horas más hasta que recuperás presión. Pero es una situación que no tiene que ver con una fecha sino con el descongelamiento, y ahora tuvimos congelamiento y descongelamiento en una fecha anticipada”, expuso Castillo.

Y agregó: “Por eso es tan importante la intervención inmediata en el río. Si se complica la cantidad de agua que entra a la planta, el personal automáticamente baja a la toma al lado del río, miran la fosa desde donde se bombea el agua a la planta, y según el nivel que hay ahí se ingresa al Río a sacar el hielo”.

Una vez que el agua sale a la ciudad, aparece el problema de la presión que ésta lleva. Cuando desde la planta, se disminuye la presión, hay zonas de la ciudad en las que directamente las personas se quedan sin agua. Ejemplo de esto son los edificios, y las casas en las que hay varios departamentos con una misma entrada para todo el predio.

Castillo, asegura que a este panorama se suma el hábito que tienen los vecinos de la ciudad: “En Río grande, a comparación de los parámetros mundiales, se consume mucha agua. Esto hablando de los que tienen agua de red. El consumo de los que tienen agua a través del aguatero, está acotado a la capacidad del tanque que se llena cuando viene el camión con agua, pero el que tiene agua de red, que hace consumo irrestricto, tenemos el problema de que consume mucha agua”.

Otro de los mayores problemas, tiene que ver con el congelamiento de las cañerías. Éste, mes de junio, fue uno de los más helados de los últimos años, y desde Obras Sanitarias, aseguran que encontraron muchas instalaciones caseras, que no están preparadas para soportar las bajas temperaturas. “La cañería se congela porque no está bien aislada. La recomendación es tener las instalaciones lo más en condiciones posible”, recomendó Oscar Peralta, Director General de Obras Sanitarias.

“Se puede llamar a Obras Sanitarias para asesoramiento, o cuando uno no tiene agua, y a veces no sabe por qué. Entonces la gente de Obras Sanitarias, va. A veces, aunque la instalación de la vivienda no es nuestra responsabilidad, si se puede uno soluciona el problema para que la familia no esté sin agua, y se les hacen recomendaciones, pero si es que hay que hacer una obra mayor se le indica al frentista”, indicó Peralta.

Y agregó: “Otra de la costumbres de los vecinos es la de dejar el agua corriendo, durante la noche, para que no se congele. Nosotros nos damos cuenta, porque se observa que el consumo de agua es continuo en horas en las que no hay consumo”.

“Hay veces que no es tan complicado, y dándoles un poco de calor a las cañerías el agua se descongela, pero hay casos en los que la cañería no está preparada para las temperaturas que tenemos aquí”, aportó la Subsecretaria.

Respecto al avance en la construcción de la nueva planta, la Subsecretaria informó: “Lo que falta ahora es obra interna, y se está haciendo ya la conexión al río. Puntualmente, se está terminando la elevadora de la toma de agua, de la que ya está hecha toda la parte del hormigonado. Además, estamos en trámites administrativos de las obras complementarias que se necesitan para la planta, para que tenga luz, gas, cosa de garantizar que cuando la planta esté finalizada tenga los servicios, y pueda empezar a funcionar inmediatamente”, concluyó Castillo.

 

En invierno, una de las molestias más frecuentes, es el congelamiento de las cañerías de agua.