Actualidad

Es necesario incorporar hábitos saludables desde pequeños

El 29 de septiembre, desde el año 2000, fue declarado como el Día Mundial del Corazón por la Organización Mundial de la Salud y la UNESCO. A pesar, sin embargo, de los avances en la ciencia y las campañas de concientización, las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte en adultos.

RIO GRANDE.- En el año 2000 la Federación Mundial del Corazón logró el apoyo de la OMS y de la UNESCO para establecer el día 29 de septiembre como el Día Mundial del Corazón. El propósito de este día es difundir, a nivel mundial, el impacto de las enfermedades cardiovasculares y recomendar medidas para su prevención.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte y discapacidad. Más de 17,5 millones de personas mueren a causa de las mismas. Además, el 80% de estas muertes se dan en personas de menos de 70 años.

La enfermedad cardiovascular más prevalente es la que asienta en las arterias o aterosclerosis.

“La aterosclerosis es una enfermedad inflamatoria de las arterias; es la responsable de la mayoría de los ACV isquémicos y de más del 90% de los infartos del corazón”, explicó Raúl Maltez, médico cardiólogo, presidente del Distrito Austral de la Sociedad Argentina de Cardiología.

Maltez explicó que si bien es imposible cambiar los factores genéticos que determinan la aparición de enfermedades cardiovasculares, sí se puede retrasar su manifestación o disminuir su impacto mediante una vida sana. Y que las principales medidas de prevención están destinadas especialmente a combatir a los factores que facilitan la aparición, progresión y complicaciones de la aterosclerosis. Éstos son los llamados factores de riesgo entre los que se destacan:

– El sobrepeso y la obesidad. Hoy se estima más por el perímetro de cintura que el por el peso en sí mismo. La obesidad es considerada una verdadera epidemia. En Argentina el 57% de la población está fuera del peso ideal (37% con sobrepeso y 20% con obesidad) y en Tierra del Fuego, según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2013, esta cifra asciende al 58%. De este total el 35% de las personas presenta sobrepeso y 23% obesidad. Esto significa que 1 de cada 4 personas es obesa en la provincia. A nivel mundial se estima que 1 de cada 10 niños es obeso.

Además, según los datos publicados en el Observatorio Estadístico Municipal, menos del 50% de las personas consume verduras diariamente y menos del 30% ingiere frutas; a la vez, los mismos datos revelan que más del 55% de la población local es sedentaria.

El incremento de peso en la población determinó, además del aumento de la prevalencia en enfermedades cardiovasculares; un incremento en la aparición de diabetes de 50% en los últimos 10 años. En Argentina la prevalencia actual es cercana al 10%. Es decir, 1 de cada 10 personas son diabéticas.

-Tabaquismo. El 27% de la población fuma. Esto sin contar a las personas que comparten ambientes con ellos y se transforman en fumadores pasivos.

– Hipertensión arterial. Ésta afecta al 36% de la población, según un estudio realizado por RENATA (Registro Nacional de Hipertensión Arterial) en 2015.

– La hipercolesterolemia, con una incidencia del 30% de la población.

 

 

Cómo prevenir

Aunque parezca repetitivo, hay 3 medidas fundamentales que además no tienen que ver con chequeos médicos ni la toma de medicamentos:

– Una alimentación cardiosaludable: Es decir, consumir muy poca sal y alcohol. Ingerir una variedad de alimentos, incorporando frutas y verduras.

Maltez además destacó la importancia de educar a los más pequeños en los hábitos alimenticios. “Es importante enseñarles a comer a los niños, enseñarles a cocinar, a preparar sus alimentos, y que sepan qué nutrientes contienen”, destacó.

– Realizar actividad física de forma regular: Esto no sólo implica ir a un gimnasio o practicar un deporte. Puede ser cualquier actividad que genere un gasto de energía, que sea superior a lo que gasta el cuerpo en reposo. Es decir, bailar, caminar, hacer jardinería”, explicó el Dr. Maltez.

Las dos medidas mencionadas ayudan a controlar el peso.

– No fumar.

Asimismo, el médico agregó a las anteriores dos medidas adicionales: “El control periódico de la tensión arterial, manteniendo cifras inferiores a 14/9; y un examen de sangre para conocer nuestros valores de azúcar y colesterol. Estas son las recomendaciones para cuidar tu corazón”, recomendó el cardiólogo.

 

 

Caminar por lo menos 30’ cada día garantiza evitar el sedentarismo.