Política

Salarios políticos del Poder Ejecutivo: Ya rige el congelamiento por decreto

La Gobernadora dispuso por decreto “la no percepción de los incrementos salariales que correspondan por aplicación de la Ley provincial 885”.

La medida fue dispuesta por Rosana Bertone. El decreto alcanza a la Gobernadora, autoridades superiores y personal de planta política del Poder Ejecutivo y de los entes autárquicos y descentralizados.

USHUAIA.- Los funcionarios electos y designados del Poder Ejecutivo Provincial, entes autárquicos y descentralizados, no verán modificadas sus remuneraciones, ya que la Gobernadora dispuso por decreto “la no percepción de los incrementos salariales que correspondan por aplicación de la Ley provincial 885, a partir de la pérdida de vigencia del artículo 14 de la Ley provincial 1068”.

El mencionado artículo de la ley que en enero de 2016 declaró la emergencia del sistema de la seguridad social de la provincia por 2 años, establecía que durante la vigencia de esa emergencia quedaba suspendida “la aplicación de la Ley provincial 855 en el ámbito del Poder Ejecutivo de la Provincia (…)”. En la última sesión ordinaria del Parlamento fueguino, los legisladores prorrogaron la declaración de emergencia, pero de manera parcial, por lo que quedó sin efecto la suspensión de la denominada ley de dietas.

Ello posibilitaba entonces que la remuneración de la Gobernadora se actualizara en función de la fórmula contemplada en la Ley 855 -promedio de los salarios de los Intendentes de Ushuaia y Río Grande, con más un 5%- , como así también la de todos los funcionarios cuyas retribuciones están referenciadas a aquella, lo que hubiera implicado un aumento del orden del 20%.

En el decreto 3705 se indica que “atento la complicada situación económica que atraviesa la Provincia, y que no se cuenta con recursos financieros suficientes, se estima conveniente, como medida de autolimitación, establecer la no percepción, por parte de toda la planta política de la Administración Central y de los entes autárquicos y descentralizados, de los incrementos salariales que corresponden por aplicación de la Ley 855 (…)”.

Con esta decisión, la remuneración de la Gobernadora seguirá siendo, hasta tanto rija el decreto en cuestión, de unos 85.700 pesos, contra los 86.000 del intendente de Ushuaia y los 102.000 del de Río Grande.

Es de tener en cuenta que la entrada en vigencia de la Ley 855 habilita el reajuste de la dieta de los legisladores -que es equivalente al 90% de la retribución fijada por ley para la Gobernadora- por lo que de no adherir al congelamiento, los parlamentarios pasarán de percibir cerca de 89 mil pesos, en lugar de los aproximadamente 77 mil que cobran en la actualidad.