Diputados y senadores realizarán un “pañuelazo” por la despenalización del aborto

El pañuelazo realizado el 19 de febrero, con la consigna “Educación Sexual para decidir, anticoncepción para no Abortar y Aborto Legal para no morir”.

El Proyecto por la Campaña para el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que ya cuenta con 71 firmas se presentará para ser tratado en comisión de diputados en el Congreso Nacional. Diputados y senadores de ambos sexos, que abalan este proyecto, realizarán este jueves 8 de marzo un pañuelazo, para visibilizar el debate.

 

 

RIO GRANDE.- El jueves 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Además, por segundo año consecutivo, las mujeres de todo el mundo se congregarán en un paro internacional. A este escenario en el que se oirá el ruido de la movilización del 8M de fondo; se sumarán los diputados y senadores de ambos sexos, que firmaron el proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito realizarán pañuelazo en el Palacio Legislativo.

“Será una acción simbólica de propaganda y difusión”, definió la diputada del Partido Obrero-FIT Romina del Plá.

Se espera que este jueves, miles de mujeres de organizaciones feministas, políticas, sociales y sindicales, como así también hombres y mujeres sin filiación específica, se acerquen a las inmediaciones del Congreso para visibilizar la agenda de género. Este año la particularidad es que el foco de atención estará puesto en la despenalización del aborto, que muy prontamente comenzará a tratarse en comisiones de la Cámara baja.

La medida anunciada por los representantes, adhiere a la consigna de este año que sintetiza: “Educación sexual para decidir, anticoncepción para no abortar, y aborto legal para no morir”, en lo que promete ser una de las postales de la jornada, en el marco del paro internacional de mujeres. Está confirmado, además, que como parte de la medida habrá una toma de fotografía que tendrá lugar en el salón Delia Parodi o en las escalinatas del Palacio.

La idea es hacer una demostración de fuerza que le dé envión al proyecto multipartidario y transversal de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que por el momento cuenta con 71 firmas y que será presentado hoy martes, en el anexo de la Cámara baja.

Una de las caras más visibles de la iniciativa es la diputada Brenda Austin (UCR), quien resaltó: “Es de vital importancia que el tema, que estaba presente desde el retorno de la democracia pero que no lograba permear en el temario de las comisiones, se pueda finalmente tratar en el Congreso”.

“Eso nos va a permitir llegar a un dictamen que podamos tratar en el recinto. Las expectativas son grandes y fundamentalmente el acompañamiento expresado en la cantidad de firmas es muy numeroso. Es la primera vez que se juntan tantas firmas”, expresó Austin.

La diputada destacó que el importante camino recorrido se debe a la combinación de la lucha del movimiento de mujeres que logró poner el tema en agenda y la predisposición del presidente Mauricio Macri para habilitar el debate: “Estamos ante un escenario diferente. Es la primera vez que un presidente en su discurso (durante la Asamblea Legislativa) menciona el tema. La combinación de ambos factores nos hace pensar que podemos encontrar una herramienta para resolver este tema”, resaltó.

Si bien, la diputada por la provincia de Córdoba reconoció que el escenario en el Senado es más complejo, aclaró que hay que esperar y, advirtió: “Hoy la sensación es que la opinión pública en términos mayoritarios está inclinada a acompañar. Después hay que ver como se desagrega eso provincia por provincia”.

Por su parte, Del Plá destacó: “el reclamo por el aborto será una bandera central de la movilización en el paro internacional de mujeres del 8M, y el pañuelazo que encabezarán los legisladores ese día será una acción simbólica de propaganda y difusión para reclamar el inmediato tratamiento del proyecto”.

“La movilización tiene que rodear sistemáticamente al Congreso para obligarlo a ponerse en sintonía con la voluntad popular, y para que de ese modo no predominen las creencias individuales que van en contra de las necesidades de la población y de la opinión de la mayoría de la sociedad. Ninguna creencia individual puede aplastar derechos ni puede ser factor de retroceso en la salud pública”, concluyó Del Plá.