Deportes

River se llevó un valioso empate

Centurión no fue tan determinante en Racing como en otros partidos. La Academia no pudo con River y ahora todo se definirá en el Monumental en 20 días.

BUENOS AIRES (NA).- En un partido intenso y con pocas opciones de gol, River salió endeble de su visita a Racing, al igualar anoche 0-0 luego de jugar el segundo tiempo con un hombre menos por la expulsión de su capitán Leonardo Ponzio, que se perderá la revancha de los Octavos de Final de la Copa Libertadores.

River quedó mejor parado por las condiciones adversas en las que debió hacerse fuerte para no recibir un tanto de su visita a un colmado “Cilindro” de Avellaneda, sin sufrir.

La revancha se disputará el jueves 29 de agosto en el estadio Monumental a las 19:30 y el que supere esta llave deberá medirse con aquel que resulte ganador de Independiente-Santos de Brasil.

River empezó decidido a volcarse contra el arco de Arias, y lo exigió rápidamente a los dos minutos, con un zurdazo de “Pity” Martínez rasante, que debutante arquero rechazó al córner.

Pero con el correr de los minutos, Racing empezó a lograr llevar el juego al terreno que más le gusta desde que Eduardo Coudet asumió como entrenador.

Con espacios, robos y transiciones, la “Academia” es un equipo muy peligroso, aunque no estaba fino en el toque final para poder inquietar a Franco Armani.

Fue Exequiel Palacios, que le ganó la pulseada al mundialista Enzo Pérez, el que entendió que el partido para River estaba por el centro del campo, para generar superioridades y volver loco a Nery Domínguez.

La más clara de la etapa inicial estuvo en los pies del repatriado Gustavo Bou, en un rápido contragolpe donde recibió dentro del área.

Fue a los 21 minutos y la “Pantera” intentó con un bombazo al primer palo, donde Armani voló en forma espectacular para rechazar y evitar el primero de la “Academia”.

No pasaba mucho en ese primer tiempo, pero River siempre estaba al límite defensivamente hablando, y eso provocó uno de los golpes no solo del partido, sino de la totalidad de la serie.

Leo Ponzio llegó tarde a la cobertura sobre la derecha y bajó a Renzo Saravia, lo que le valió la segunda amarilla al capitán por parte del árbitro brasileño Daronco.

Este detalle obligó a Gallardo a modificar la estructura inicial y mandó a la cancha a Zuculini para ocupar el lugar de Ponzio y sacó un delantero: Scocco.

La responsabilidad pasó por Racing, pero Coudet, ni siquiera con los cambios, encontró el rumbo para poder hacerle daño a River.

Lisandro López quedó aislado entre los centrales del “Millonario” y tampoco le aportaron soluciones Soto o Solari (entró por Zaracho) por las bandas.

Racing, con obligación y como ya le ocurrió en otras oportunidades, no gravitó en ofensiva colectivamente y sus individualidades, esta vez, no la funcionaron.