Actualidad

Suman color y calidez al paisaje del fin del mundo

Desde hace una semana el pasamanos del paseo costanero comenzó a ser cubierto con retazos de tejido artesanal aportando más emociones al paisaje del canal Beagle. Se trata de una obra de arte impulsada por la Cooperativa Sembrando Cultura que persigue el trabajo colaborativo y la ayuda mutua.

USHUAIA.- La Cooperativa “Sembrando Cultura” impulsó una obra de arte colectiva denominada “Ponele color al invierno”, cubriendo las barandas del paseo costanero con tejido de colores. La intervención se lanzó el 15 de septiembre y se dará por terminada cuando se logren revestir los cuatro kilómetros de pasamanos que tiene la costanera.

Esta creación está inspirada en el movimiento Urban Knitting, un estilo de arte que empezó hace siete años en Estados Unidos y consiste en enfundar troncos de árboles, columnas de alumbrado, bancos de plaza y pasamanos con tejidos artesanales de muchos colores. “Se nos ocurrió la baranda, porque cuando vamos a la costanera a pasear nos apoyamos en el acero y está helado. Pensábamos que cubriendo la baranda con lana, la sensación sería otra y el disfrute también. Y no nos equivocamos”, explicó el licenciado Julio Encina, presidente de la cooperativa Sembrando Cultura.

En solo un día, los socios, alumnos y colaboradores de Sembrando Cultura, con la colaboración de grupos scouts, tapizaron los primeros cuarenta metros desde la pasarela Fique, causando un gran impacto, por la calidez y el color que aportan al paisaje. A partir de ahora la obra seguirá creciendo en la medida que la gente siga sumando sus cuadritos, porque su propósito es el trabajo colaborativo y la ayuda mutua.

“Queremos que la gente se apropie de la obra y se acerque en el momento que quiera a la costanera a coser sus cuadritos, porque de eso se trata. No hay que esperar permiso ni que nos juntemos nosotros para colocarlos, sino hay que ir sumándolos entre todos”.

A pesar de su nombre, la obra logró iniciarse recién durante la primavera por una cuestión de permisos municipales. Sin embargo el propósito es continuarla durante todas las estaciones hasta completar el tramo.

“Estos días tuvimos la oportunidad de observar que mucha gente se apoya en la baranda y queda en un estado de nostalgia que dura más de 10 segundos, porque ya no genera rechazo. Además el tejido trae recuerdos de la abuela, de la infancia. Tal vez el desarraigo provoque sentimientos en ese lugar, que lo convierta ahora en algo acogedor. Es una intervención artística interesante porque genera muchos sentimientos”.

La Cooperativa Sembrando Cultura funciona en 17 de mayo 677, donde se brindan talleres de arte infantil, juegoteca, clases particulares y se están por abrir algunas capacitaciones nuevas. Además de invitar a la población a sumar sus cuadritos de 14×14 cm. a la obra, también los invita a formar parte del grupo de tejedores que se reúne los jueves de 18:00 a 20:00.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *