Política

Tensa relación entre el Concejo y el Municipio

Los ediles que aprobaron el congelamiento de impuestos siguen firmes en su postura. El Municipio, por su parte, rechaza la medida con el apoyo de los concejales que no acompañaron la propuesta de Raúl von der Thusen. Las diferencias, con acusaciones cruzadas y chicanas permanentes, se acentúan y acrecientan las distancias entre el Ejecutivo y el Legislativo local.

La reunión que los concejales mantuvieron con los integrantes del Gabinete municipal, Agustín Tita y Laura Rojo, tuvo momentos muy tensos.

RIO GRANDE.- El cierre de las reuniones entres ediles y funcionarios municipales en el marco de la discusión del presupuesto 2019 dejó en evidencia, una vez más, que la relación entre los concejales y los funcionarios del Municipio de Río Grande atraviesa un momento de extrema tensión que promete agudizarse con el correr de los meses y la llegada del proceso electoral.
Ello quedó evidenciado en la reunión de comisión realizada ayer, donde los cruces y las acusaciones estuvieron a la orden del día, con el congelamiento impositivo votado en sesión la semana pasada como eje principal de las desavenencias.
La presencia del secretario Coordinador de Gabinete, Agustín Tita, y de la secretaria de Modernización e Innovación, Laura Rojo, provocaron un nuevo cruce entre ediles -con Raúl von der Thusen y Paulino Rossi, nuevamente enfrentados- y entre concejales y el propio Tita.
El Municipio sigue firme en su postura acerca del congelamiento impositivo. Para la gestión de Gustavo Melella se trata de una decisión de motivaciones políticas que afecta a toda la ciudad; mientras que los concejales que votaron a favor de la norma rechazan esa postura y aseguran que es la única decisión viable en un momento tan complicado para la economía diaria de los riograndenses.
Además, los ediles que no votaron la medida aprobada en la sesión del martes pasado insisten con la necesidad de suspender la discusión del presupuesto 2019 hasta que se defina si el Municipio vetará o dará curso al congelamiento.

Rechazo municipal
El coordinador de Gabinete municipal, Agustín Tita, aseguró que “(el debate del presupuesto) es una discusión medio en el aire, que desvirtúa el trabajo de muchos meses. No tiene sentido después de congelar las tasas. Hay que recalcular el presupuesto porque todo se trabajó en función de actualizaciones que a lo largo de estos siete años siempre han sido mesuradas”.
“A mí me cuesta entender de qué lado se hacen este tipo de acciones. Cuando se trabaja como trabajamos nosotros hace siete años, invirtiendo para tener mejor calidad de servicios e infraestructura, llama mucho la atención en el contexto actual que una ordenanza de estas características pueda contribuir al desarrollo de la ciudad”, cuestionó.
Y a su vez, le reprochó a los ediles que “no escuché a los concejales que congelaron impuestos hablar de la deuda que tiene el Estado provincial con nosotros. Me llama la atención cuando la gobernadora (Rosana Bertone) celebra y aplaude una ordenanza de estas características. El Municipio está pendiente de recibir muchos fondos del Gobierno provincial sin los cuales se dificultan las tareas”.
“Yo no sé qué persiguen. Si fuera un Municipio que hace sufrir a la gente, que no hace obras y que no destina recursos a la sociedad, podría entenderlo; pero en el marco que venimos trabajando hace siete años, me parece que no podemos discutir esto”, consideró.
Asimismo, Tita admitió que “ahora viene todo un extenso trabajo para ver qué hacemos porque son muchos los recursos que pierde la ciudad por una decisión como la que tomaron los concejales”.

Faltar a la verdad
Por su parte, el concejal Raúl von der Thusen, autor del polémico proyecto, buscó despejar dudas al asegurar que “no trabajamos para nadie, trabajamos para la gente. Si les molesta esta ordenanza pueden usar el veto, que es una herramienta constitucional”.
“Hay que explicarle a la gente que se desfinancia (al Municipio) cuando se deja de recaudar y cuando se exime de pago de algún tributo. Esta ordenanza no exime de pago a ningún vecino, porque quien pagó 10 mil pesos en 2018, va a pagar 10 mil pesos en 2019”. recalcó.
Además, precisó que “el presupuesto municipal recibe un 82% de coparticipación nacional y provincial. Un 18% corresponde a recursos propios, por impuestos y multas. El año pasado recaudaron más de 16 millones de pesos en multas a los vecinos”.
“No se van a parar obras, no se va a frenar nada porque todo lo que hacen se garantiza con el 82% de ingresos coparticipables. No va a llegar al 5% lo que van a dejar de recaudar, porque acá no se desfinancia al Municipio de Río Grande”, enfatizó.
Para cerrar, el edil del Partido Verde reclamó que “deberían dejar de faltar a la verdad y decir las cosas como son porque esta ordenanza es una acción concreta en un momento de crisis, siempre en favor de los vecinos”.

Un perjuicio para todos
A su turno, el concejal Paulino Rossi explicó que “es un tema bastante técnico el cálculo de los recursos. Se plantearon aspectos que cuando se los contrasta con expresiones políticas, se puede percibir que no se está buscando el bienestar de la ciudad sino más bien perjudicar a toda la ciudad”.
“Von der Thusen falta a la verdad, porque aumentar impuestos requiere mecanismo de doble lectura y acá nada de eso sucede. Simplemente se están actualizando los tributos. Hay una base imponible y la forma de cálculo establecido por una ordenanza y requiere doble lectura. Así desacreditamos la primera de las mentiras de Von der Thusen”, aclaró.
Además, prosiguió: “Cuando el concejal Von der Thusen dice que los recursos municipales propios son del 18%, es cierto pero hay una omisión de la verdad que transforma todo en una mentira porque un cuarto de la coparticipación provincial que recibe la ciudad se calcula en base a los recursos propios”.
“Si se achica la recaudación propia, se van a achicar los recursos provinciales que recibe la ciudad. Tenemos que ser muy cuidadosos con eso porque el efecto cascada va a ser muy grande”, avizoró.
En ese sentido, consideró que “cuando se habla de las motivaciones, como escuché un montón de medidas proactivas sobre la eficiencia del gasto público, yo estoy esperando el informe técnico sobre la forma en que este ajuste brutal impactará el año que viene, más aún cuando esta medida está fundada en que se piensa en los que menos tienen”.
Para cerrar, Rossi aclaró: “Los que menos tienen, lamentablemente, son vecinos que no poseen auto ni casa, por lo tanto no tributan. Esta medida beneficia a los que más tienen, a los que más impuestos pueden pagar”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *