El City fue campeón en los penales

LONDRES (AFP).– El Manchester City ganó la Copa de la Liga ayer en Wembley al batir al Liverpool en penales por 3-1 tras haber finalizado los 90 minutos y la prórroga con 1-1 en el marcador, con una actuación estelar del arquero argentino Wilfredo Caballero, que despejó tres disparos.

Habitual suplente de Joe Hart en la Premier League, Caballero se exhibió en la tanda de penales con tres paradas espectaculares a lanzamientos de los brasileños Lucas Leiva y Coutinho, y ante el de Adam Lallana.

Por el Liverpool sólo consiguió marcar el alemán Emre Can. Por el City lo hicieron el español Jesús Navas, Sergio Agüero y el marfileño Yaya Touré, mientras que Fernandinho lanzó al poste.

Antes de llegar a los penales el partido fue una batalla que se aceleró en la segunda mitad, cuando el brasileño Fernandinho abrió el marcador tras un pase de Agüero.

La mejor ocasión de la primera mitad llegó en el minuto 22. El Kun recibió en profundidad y fintó ante el brasileño Leiva y el francés Mamadou Sakho hasta encontrar espacio para disparar, pero se topó con una gran estirada del arquero belga Simon Mignolet que tocó el balón antes de que diera en el palo.
Agüero, pesadilla

Al comenzar la segunda parte Silva encontró a Agüero y el argentino aguantó el balón hasta que lo dobló Fernandinho, que disparó de primera para batir por bajo a Mignolet.

Con espacio, el City desperdició la sentencia en varias acciones. La más clara fue una transición de Touré, que conectó con David Silva y el español centró para que Raheem Sterling rematara completamente solo por fuera de la valla.

Finalmente los de Pellegrini pagaron su falta de puntería. En una larga jugada en la frontal del área que inició Coutinho, Lallana disparó al poste y el brasileño aprovechó el rechace.

El partido enloqueció con un Liverpool desatado protagonizando sus mejores minutos. Pero la euforia le hizo descuidar la retaguardia y el brasileño Fernando se encontró con un balón clarísimo para marcar, pero disparó sin fuerza al cuerpo de Mignolet.

Finalmente se llegó a la prórroga, en la que el City fue mejor en la primera parte, de nuevo con Agüero como pesadilla. En la segunda los jugadores dirigidos por Klopp estuvieron más cerca del gol, pero tampoco acertaron.

En los penales llegó el momento de gloria de Willy Caballero. Wembley se rindió al argentino, que se emocionó ante el homenaje que le tributó el templo del fútbol.

Los dirigidos por Manuel Pellegrini sumaron un nuevo trofeo a la vitrina frente al Liverpool.

Los dirigidos por Manuel Pellegrini sumaron un nuevo trofeo a la vitrina frente al Liverpool.